photo

Pruebas

El sistema forense labora para reunir, preservar y entender evidencias que pueden ayudar a probar que sucedió un delito y quién lo cometió.

  • Las pruebas pueden apoyar la declaración de la/el sobreviviente que sucedió una agresión sexual.
  • Las pruebas pueden apoyar los detalles de la declaración, como la ubicación, el uso de fuerza y la hora.
  • Aunque las pruebas pueden vincular a la/el sobreviviente y al sospechoso a una ubicación, no necesariamente pueden indicar si hubo consentimiento o no.
  • Las pruebas pueden identificar a la persona que cometió el delito a través de la realización de análisis sobre el ADN.
  • Solo se pueden descontar las pruebas si se obtuvieron ilegalmente o se manipularon de manera inapropiada.

Distintos tipos de pruebas

  1. Declaraciones:

    • Declaración de la/el sobreviviente sobre lo que sucedió.
    • Declaración de la primera persona que fue informada de la agresión.
    • Declaración de los testigos.
    • Testimonio de las personas que recabaron las pruebas.
  2. Pruebas físicas:

    • Materiales físicos u objetos que conectan a la/el sobreviviente o agresor a la ubicación y las circunstancias del incidente. Por ejemplo, manchas de grama [césped, pasto], suciedad o fibras de alfombra en la ropa pueden vincular a ambas personas al lugar de los hechos.
    • Objetos que pertenecen a la/el sobreviviente que tomó el agresor.
    • Las evidencias de ADN, incluyendo los líquidos corporales, como la sangre, el semen o la saliva, así como otras muestras tomadas durante la prueba de violación sexual pueden confirmar que hubo contacto físico y se pueden usar para identificar al agresor.
  3. Otras pruebas:

    • Los resultados del estuche de toxicología, si aplica.
    • Ciertas actas y comunicaciones personales pueden ser aceptadas como pruebas, incluyendo facturas telefónicas, notas o cartas, correos electrónicos o entradas de blog o de otros sitios web.
Forensics for Survivors © All Rights Reserved

This project was supported by Grant #2009-WF-AX-0014 awarded by the Violence Against Women Grants Office, Office of Justice Programs, U.S. Department of Justice to the Massachusetts Executive Office of Public Safety & Security Office of Grants & Research and subgranted to the Boston Area Rape Crisis Center. Points of view in this document are those of the author(s) and do not necessarily represent the official position or policies of the U.S. Department of Justice or the Massachusetts Executive Office of Public Safety Programs Division.


www.ebree.com