photo

Sobrevivientes Adultos

Las/los sobrevivientes adultos deben tomar sus propias decisiones sobre el cuidado médico, la presentación de la denuncia del delito y la búsqueda de apoyo. Recobrar este control es una parte importante de la recuperación.

Escuche y crea. Anime a la/el sobreviviente a crear una red de apoyo, usando los servicios del centro de ayuda para sobrevivientes de asalto sexual y hablando con familiares y amigos compasivos.

Proteja la privacidad de la/el sobreviviente. Guarde la confianza de la/el sobreviviente respetando su privacidad. No le cuente su historia a un tercero sin su permiso.

Edúquese. Aprender sobre las reacciones comunes a la agresión sexual le puede ayudar a mejor entender cómo se está sintiendo la/el sobreviviente.

Consejos versus apoyo. Dar consejos puede presionar a la/el sobreviviente y hacer que se sientan reacios a confiar en usted. En lugar de consejos, apoye a la/el sobreviviente al educarse sobre las opciones que ella o él tiene y al compartir esta información. Dígale que la/lo apoyarás sin importar la decisión que tome.

Obtenga apoyo para sí misma/o. Puede ser difícil ver a alguien que usted ama en dolor. Los centros de ayuda para sobrevivientes de asalto sexual están disponibles para apoyar a la familia y los amigos de las/los sobrevivientes. Cuidarse a sí mismo asegurará que mejor podrá apoyar a la/el sobreviviente.

Solo el agresor es responsable de la agresión. Es normal que uno sienta coraje contra el agresor, contra sí misma(o), contra el mundo en general o hasta contra la/el sobreviviente. Sentir coraje puede ser una parte importante de la recuperación emocional después de una violación. Evite expresar el coraje de una manera que hace que la/el sobreviviente se sienta responsable de la agresión y del efecto que tiene sobre usted.
 

This project was supported by Grant #2009-WF-AX-0014 awarded by the Violence Against Women Grants Office, Office of Justice Programs, U.S. Department of Justice to the Massachusetts Executive Office of Public Safety & Security Office of Grants & Research and subgranted to the Boston Area Rape Crisis Center. Points of view in this document are those of the author(s) and do not necessarily represent the official position or policies of the U.S. Department of Justice or the Massachusetts Executive Office of Public Safety Programs Division.


www.ebree.com